Hora de actuar

A más de un año de aprobarse en el Senado, el Proyecto P776 duerme el sueño de los justos en la Cámara de Representantes. En un momento donde la economía esta tan mala, un proyecto que podría ayudar a levantar un sector que tanta ayuda necesita, descansa en una gaveta de algún rincón del Capitolio.

Este proyecto busca realizar una serie de enmiendas al Código de Rentas Internas con el fin de fomentar e incentivar el desarrollo de la industria de la cerveza artesanal loca.

Muchos preguntarán a qué se debe que un proyecto que puede ayudar a levantar una industria local no se apruebe. Hay un factor que lo impide y que sería irresponsable decirlo sin evidencia contundente, pero el mismo está atado a lo político y lo político es precisamente lo que tiene la isla sumida en un marasmo económico.

La isla cuenta con buen talento cervecero y sobretodo, y creo que lo más importante, un hambre de fundar, desarrollar y lanzar cervecerías con productos de calidad. Esto es un proceso sumamente sacrificado debido a los escollos que el propio gobierno pone en el camino; permisología, altos costos de luz y agua, impuestos, etc.

¿Qué pasará con este proyecto? Pues lo mismo que muchos otros buenos proyectos, nada. Y es lamentable, pero la realidad es que es un proyecto que no cuenta con la atención, seriedad y enfoque que requiere. 

En momentos que muchos jóvenes y adultos buscan reinventar nuestra economía, el propio gobierno se encarga de hacer las cosas difíciles. Esta es una pequeña solución a un problema gigante, pero es una solución que está más que probada que funciona. Solo basta con mirar a Estados Unidos, como se hace en cualquier caso, y ver como la industria de la cerveza artesanal está mejor que nunca. 

Si estamos en la onda de apoyar los negocios locales como una forma de levantar la economía, lo correcto sería no irnos en contra de los mismos