Consejos a tomar en consideración al guardar las cervezas

Cuando se trata de la calidad de una cerveza, el proceso de elaboración es sumamente importante. Pero eso es solo una parte, pues el manejo de la cerveza una vez ha sido elaborada determinará si la cerveza mantendrá la frescura y sabores a la hora de probarla.

Un gran enemigo de la cerveza es la luz solar. Cuando los lúpulos en la cerveza entran en contacto con la luz visible o ultravioleta estos producen unos químicos equivalentes a los que un zorrillo expele, de ahí el término “skunked beer”. 

Las cervecerías para contrarrestar esto utilizan latas. Si deciden utilizar botellas prefieren utilizar las de vidrio color marrón. Por su parte las cervezas en botellas de vidrio verde, azul o transparente no contrarrestan muy bien la luz, por lo cual son más propensas a que su contenido tenga un mal olor al ser expuestas.

Otro aspecto importante es que al guardar la cerveza se coloque hacia arriba. Una botella de cerveza que se guarde acostada de un lado hará que el contenido entre en contacto con la tapa, acelerando el proceso de oxidación de la misma. Por su parte si la cerveza tiene corcho y el mismo no ha sido tratado el mismo puede impartirle “sabor a corcho” a la cerveza. 

El colocar una cerveza de lado por mucho tiempo también podrá producir una marca de levadura dentro de la botella que no se irá. Al guardarla hacia arriba provocará que esos compuestos de la levadura se vayan a la parte de abajo de la botella evitando este problema.

Siempre es importante observar la fecha de expiración, o en algunos casos la fecha en la cual se embotelló la cerveza. No todas las cervezas se pueden guardar por mucho tiempo, en especial aquellas que han sido elaboradas con mucha cantidad de lúpulos (ingrediente que le provee aroma, amargo) como las India Pale Ale. 

A medida que pasa el tiempo, los lúpulos se van degradando y le puede cambiar el sabor a la cerveza y a su vez la experiencia que quería proveer el elaborador. Entre más fresca se tome una India Pale Ale, mejor experiencia se obtendrá.

La temperatura también es importante. Para consumir una cerveza no hay que congelarla, así que no la coloque en el congelador hasta que vea la botella con hielo en el exterior. Así como congelar una cerveza hace daño, la alta temperatura también le hace daño. Evite dejar al cerveza en su vehículo por tiempo prolongado.

Mi consejo es que si usted decide guardar una cerveza por mucho tiempo para añejar, asegúrese que tenga de 8% de alcohol o más y que no sea una India Pale Ale.

Por último, sí usted tomó en consideración todos estos consejos para guardar su cerveza y que la misma se mantenga fresca, a la hora de tomarla, si decide echarla en un vaso, asegúrese que el mismo no esté sucio pues los residuos de jabón y de otras sustancias pueden cambiarle el sabor a la cerveza.